I Lebunada
 

Nota a: todos los Lebunes que asistieron a la I Lebunada... y los demás
De: Miguelón (Miguel Pardo de Donlebún Quijano)
Fecha: 2 de octubre de 2003

Queridos Lebunes:

Ha sido este fin de semana, sin lugar a dudas, uno de los mejores que recuerdo. Os confieso que tenía mis dudas sobre el éxito de la I Lebunada y, de hecho, estuve a punto de desistir cuando sólo éramos unos 40 inscritos, allá por el mes de junio. Sin embargo, al final, habéis respondido muchos más de lo que era mi objetivo (60-70 me parecía un buen número) y me consta que muchos han querido acudir también al evento, pero sus obligaciones y circunstancias familiares o laborales se los han impedido.

Creo recoger el ánimo de todos si afirmo que la I Lebunada ha sido un gran acontecimiento familiar. Ningún incidente digno de mención, ningún accidente, ninguna circunstancia negativa o tensa, si excluimos la lamentable bronca que organicé en el Parador, pero éso de que pretendan tomarnos el pelo o engañarnos lo llevo francamente mal. Por otro lado, no vino mal el incidente: como me dijo mi mujer, Marian o Todoenorden, sin él no habríamos tenido ocasión de demostrar que los Donlebún discuten y se defienden cuando es necesario, incluso elevando la voz, como fue mi caso durante la cena (cuando el metre me dijo que no era sordo, que no elevara la voz, le tuve que decir que ése era el único lenguaje que él parecía entender: los gritos). Mis disculpas por el "espéctaculo".

En fin, decía que sin incidentes, sin accidentes, todo "positiffo", nada "negatiffo". ¡Un éxito! He visto a los 108 Lebunes presentes felices y disfrutando de los encuentros y reencuentros familiares. A los más jóvenes, dirigidos por Wamba, los he visto disfrutar como locos y desear que la Lebunada no terminara nunca. Creo que en ellos hemos sembrado el interés por una familia "algo" más grande que la propia e inmediata. Y éso es muy positivo. El mérito es sin duda de Wamba -qué gran persona Wamba; un día habrá que hacerle un homenaje- que no se separó de ellos y los entusiasmó a todos.

Todos habéis animado la fiesta. Hemos conseguido que mi hijo nos llegara a decir, en la discoteca: "¡Jóoo, me lo estoy pasando con vosotros mejor que con mis amigos!" y además me diera un abrazo. Y que mi hija me haya abrazado o dado un beso cada quince minutos, en media, es todo un record en mi existencia...

Y todo gracias a que todos habéis puesto vuestra mejor alegría, interés y cariño durante las casi 24 horas de Lebunada del día 27. Creo recordar que sólo tuvimos libre algo menos de hora y media para uso persona:

8,30: subida al autobús (otros al coche, incluso antes);
9,00: encuentro en Castropol y el "caos" de las acreditaciones (que se arregló gracias a Beatriz).
10, más o menos, a 13,15: la sesión plenaria.
13,30: la foto de familia;
13,45: la misa;
14,30: la comida;
17,15: paseo a las Torres de Donlebún;
18,15: paseo en lancha por la ría;
20,15 a 21,30: descanso y ducha... interrumpidos por veinte llamadas telefónicas o aporreos en la puerta;
21,30: cena;
23,45: discoteca hasta... el amanecer para algunos.

¡Un día completo donde los haya! Y un día delicioso. Tan lleno, que a mí me faltó tiempo para estar y charlar con todos. Soy consciente de que a muchos no los pude ni saludar, o los saludé pero no pude "estar" con ellos, y ahora me da cierta pena porque podemos tardar en vernos de nuevo. De los que siguen, algunos están entre ellos:

Ade, Alicia, Álvaro, Álvaro, Álvaro, Álvaro, Amalia, Ana Carmen, Ana, Ana, Antonio Jesús, Antonio, Augusto, Beatriz, Beatriz, Beatriz, Benjamín, Benjamín, Carlos, Carmen, Carmen, Carmen, Cristina, Diego, Enrique, Enrique, Fernando, Francisco Javier, Gabriel, Gonzalo, Idaira, Inés, Isabel, Javier, Javier, Jonay, Jorge, José Luis, José Luis, José María José, Juan Cahlo, Juan Carlos Su Majestad, Juan Carlos, Juan José, Juan Luis, Juan Luis, Juan, Juan, Juan, Julio, Julio, Julio, Leopoldo, LolaAntesLolita, Lucía, Lucía, Mª Ángeles, Mª Luisa, Maite, Manuel, Manuel, Marcelino, María del Carmen, María Isabel, María José, María José, María José, María José, Maria Luisa, María Luisa, María Teresa, María, María, María, Marian Todoenorden, Maricarmen, Maríeta, Marina, Marina, Marirró, Miguel, Miguelón, Mónica, Narciso, Nena, Nena, Nereida, Nicolás, Octavio, Octavio, Olga, Pablo, Pablo, Pilar, Pilar, Pirula, Ramón, Ricardo, Ricardo, Rocío, Terete, Virginia, Wamba, Yoana y Yolanda.

¡Tendremos que dar más tiempo en la II Lebunada!

Mención merecen, no cabe duda, y por orden de aparición: Luis López Cotarelo que nos prestó el Casino; los hoteles O Cabazo y Bouza que nos trataron bien en sus cómodas y limpias instalaciones; Vicente que nos organizó una buena comida, exquisita; el cura que nos dijo la misa; José Trenor Pardo de Donlebún que nos dejó entrar en las Torres; y los patrones de las lanchas que nos dieron un agradable paseo por la ría. El Parador, no, ni su director, ni su metre, ni su comida...

Pero mención especial merecéis todos porque habéis conseguido que lo pasáramos en grande.

Y mención especial, sin duda, merecen también los tres Lebunes que nos dieron su charla: el Reydearmas (Juan Pardo de Donlebún Montesino) porque condensó de forma amena y su maestría habitual sus interesantísimas investigaciones sobre el apellido; Javier Cancio-Donlebún Ballvé por su documentadísima y notable charla sobre nuestros apellidos en el siglo XVI; y José Lebredo Soriano por su simpática charla "acelerada" sobre la rama de los Trenor Pardo de Donlebún. ¡Muchísimas gracias a los tres!

Me habéis agradecido a mí el que todo saliera tan bien... y hasta me habéis cantado una canción que me emocionó. Bueno, demasiado me habéis regalado los oídos (muchas gracias, ya sabéis lo que me gusta), tanto que mi vanidad engordó unos cuantos kilos este fin de semana... y también mi satisfacción. Bien, las gracias debo darlas yo a todos vosotros porque habéis conseguido que saliera bien. Mi único trabajo fue echarle un "pelín" de ganas y colaborar en la organización: fue un entretenimiento y un placer. Pero si lo pensáis, no es "pá" tanto; de verdad.

En fin, tras el éxito de esta I Lebunada, creo que estamos obligados en pensar en la segunda. Propuse el año 2007. Pero se aceptan iniciativas: fecha, lugar, contenido... Animaos y comenzad a pensar... Un fuerte abrazo y muchísimas gracias a todos.

Miguelón
Miguel Pardo de Donlebún Quijano

 

© 2002 Pardo de Donlebún.
Todos los derechos reservados. No se permite
la reproducción total o parcial del contenido
de este sitio sin permiso de los autores,
salvo que se ostente el apellido Donlebún
y si no está expresamente indicado.