Narciso, Ilo

El pasado 4 de marzo de 2006 falleció Narciso Pardo de Donlebún Braquehais

Se incluyen la esquela, la carta de su nieto Jorge, las palabras de su hijo Miguelón y la carta de su ahijado Andrés

(Haz clic sobre la esquela para verla más grande)


 

La carta de Ilo, escrita por su nieto Jorge Rodríguez Pardo de Donlebún y leída en su funeral por su nieta Yoana Pardo de Donlebún Martín

Querida familia:

Os hago llegar esta carta a través de mi fiel amigo el cartero que, dada su condición de imaginario, pudo venir hasta aquí a recogerla y hacérosla llegar.

Aquí arriba se está muy bien, sobre todo ahora que está el sol fuera. Estoy rodeado de niños que me pintan las plantas de los pies y hay unas tumbonas como las de Roche en las que me echo mi sopor.

Aún más me sorprendí cuando vi que Dios había recogido mis memorias en un libro; cuántas veces nos preguntamos si no sería magnífico recoger mis historias de la guerra, como aquella vez que estuve preso en la plaza de toros de Zaragoza y muchas otras aventiras de los azules.

Y es que el Señor me protegió durante toda mi juventud, ya que, si hubiese muerto en la guerra, ¿qué sería de esta maravillosa familia?

Me felicitó también Jesús por haber sido generoso en vida, ya que como bien sabéis, a través de mi amigo el cartero, con las 50 monedas doradas y las cajitas con billetes verdes, os he dado con cariño todo cuanto poseía.

Por supuesto, también sabéis que mi casa ha sido, es y será vuestra siempre, mientras existan los socorridos espaguetis con tomates para los niños.

Ignacito también está muy feliz aquí. Jugamos al "enano amarillo" que, por cierto, ¡veo que más de uno ahí abajo tiene ganas de retomar la tradición!

Bueno, una vez más haciendo de orador, ya termino. Os escribo esta carta a la sombra de mi turronero, sí, ahora que estoy en todas partes puedo contemplar Valencia en todo su esplendor... ¡y a mi turronero!

Como veis, se está muy bien aquí, pero no os deis prisa en venir. Ya nos veremos y estaremos todo el tiempo del mundo juntos. No olvidéis la canción:

¡Ya se fue, cuándo volverá, pppsssshhhhhh, pum, aaaaaaaaahhh!

                                                                                              Ilo

 

Palabras de su hijo Miguelón, en el funeral, en nombre de todos sus hermanos

Hablar de mi padre, de papá, de Ilo, del tío Narciso, de Narciso, es fácil. Tenía muchas virtudes: su entrega y profundo cariño a mamá y a sus 13 hijos y 29 nietos; su fortaleza, su gran profesionalidad en todos los destinos que tuvo durante su vida; su espíritu de sacrificio, su generosidad, su ánimo, su optimismo...

¿Quién no recuerda su ¡alegría, alegría! que anteponía a cualquier frase a propósito de la ocasión? O lo que decía estos días en su larga agonía, sin quejarse absolutamente nada: "¡Buenos días por la mañana! He dormido de un tirón y me encuentro estupendamente", cuando el hombre no había pegado ojo en toda la noche.

Mi padre, nuestro padre, fue un ejemplo del que todos hemos aprendido. Tendría defectos, claro, pero no más que cualquiera de nosotros.

Su calor, su calidad humana... en fin, es lógico que sus hijos hablemos así de él, pero nos cabe la gran satisfacción de saber que muchos también así lo piensan.

Papá, siempre quise decirte algo que, quizá por respeto, quizá por timidez, quién sabe, nunca te dije y ahora debo hacerlo: ¡eres un tío grande!, ¡eres un gran hombre!

 

Carta de su ahijado Andrés Quijano de Benito

Querido tío Narciso:

Ya te fuiste al cielo, donde están las personas grandes y buenas. Aquí nos quedamos con un gran vacío ...nos cuesta tanto asumir que ya no estás.

Tuvimos la suerte de hacerte un gran homenaje en vida, que tú disfrutaste mucho y del que todos guardamos un grandísimo recuerdo. Cuando queramos recordate sólo tenemos que poner ese video y verte en todo tu esplendor, orgulloso de pertenecer a nuestra familia...decías que eras un CONSUERTE QUIJANO pero la SUERTE la tuvimos nosotros de que te enamoraras de tía MariCarmen y desde entonces alegraras cada reunión familiar.

Me dio mucha alegria verte aparecer en la presentación de mi cartel de Navidad de este año, y lo que son las cosas... te fuiste al cielo el día que presentaba mi cartel con la imagen del Nazareno del Carmen. Quise dedicártelo en público ...pero me di cuenta de que no podria articular palabra alguna sin emocionarme... así que no dije nada y te lo dediqué en silencio.

El último dia que te vi en el hospital me dijiste..."Hombre, mi ahijado... no me merezco que vengas a verme....." y claro que sí te merecías todo. ¡Eras un ser maravilloso! Te fuiste el día que Tío Carlos anunciaba a todos los gaditanos la Coronación canónica de la Virgen del Carmen de Cádiz... con lo que te gustaba la Salve Marinera, y lo que son las cosas..te enterramos en el cementerio de San Fernando en la manzana Virgen de Gracia y Esperanza, mi virgen, que también va a ser coronada canónicamente este año...

En la mitología griega hay una versión que dice que cuando murió Narciso (un hermoso joven, hijo del dios del río Cefiso y de la ninfa Liríope), en el sitio donde su cuerpo había caído creció una hermosa FLOR que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso. En este caso... te convertirás en una piedra preciosa que irá sobre las sienes de las dos Vírgenes Marineras. Te queremos.

Tu ahijado Andrés